Seguros de Vida

¿Como afecta la sentencia del supremo a la reclamación de los gastos de hipoteca?

Hoy no hablamos sobre seguros de vida asociados, vinculados, obligados en las hipotecas, porque hoy para mi el tema de interés es este sobre todo porque yo lo estoy reclamando, y hoy me llaman para decirme (tengo en demanda la reclamación de los gastos de mi hipoteca) que ahora ya no se van a reclamar todos los gastos de la hipoteca si no solo una parte lo que no son impuestos, porque resulta el TRIBUNAL SUPREMO ha cambiado su sentencia, favoreciendo, de nuevo a la banca… la banca gana señores… de nuevo la banca gana!!!!!

 

Casi todos los contratos de préstamo hipotecario incluyen cláusulas que establecen que el prestatario, es decir, el consumidor, es el que debe hacerse cargo del pago de todos los gastos, tributos y comisiones derivados del préstamo hipotecario.

El Tribunal Supremo en su sentencia del 23 de diciembre de 2015 estableció que esas cláusulas son abusivas y por tanto nulas, ya que hacen recaer ese gasto en su totalidad en el usuario. OCU emprendió una campaña para ayudar a los consumidores afectados (todos los que tienen o han tenido hipoteca) a luchar por el dinero indebidamente cobrado… y sigue luchando por ello.

La nueva sentencia del Supremo ha planteado muchas dudas: nosotros les damos respuesta.

Solicitar un préstamo hipotecario implica una serie de gastos que hasta ahora las entidades imponían al consumidor en su totalidad:

  • Los gastos de la Notaría por la escritura en la que se documenta el préstamo hipotecario
  • Los gastos de inscripción de la hipoteca en el Registro de la Propiedad
  • El Impuesto de Actos Jurídicos Documentados (AJD) que grava la constitución de la hipoteca
  • La tasación del inmueble necesaria para la concesión del préstamo hipotecario
  • Los gastos de gestoría que las entidades imponen por la tramitación del préstamo hipotecario

Según se establece en el Código Civil, la nulidad de una cláusula implica dejarla sin efectos como si nunca hubiera existido.

Por eso, según los criterios fijados en la sentencia del Tribunal Supremo de 23 de diciembre de 2015, era posible reclamar la totalidad de gastos que las entidades imponían de manera abusiva a los consumidores.

Sin embargo, el Tribunal Supremo en su sentencia de 28 febrero de 2018 ha cambiado de criterio sobre el pago del Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados, estableciendo que es el consumidor el que debe asumir ese gasto.

En la sentencia de 2015 el Tribunal Supremo establece que la entidad prestamista no queda al margen de los impuestos que hay que pagar cuando se solicita un préstamo hipotecario. Pero ahora, basándose exclusivamente en la normativa fiscal y remitiéndose a su propia jurisprudencia en materia administrativa, que establece que el sujeto pasivo del impuesto es el prestatario, el Supremo establece que el pago del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados incumbe quien pide el préstamo. Por tanto, esa cuantía no se podrá reclamar.

Los gastos que supone la constitución de un préstamo hipotecario dependen principalmente del importe del préstamo.

Suponiendo un préstamo de 150.000 euros los gastos aproximados pueden ascender a más de 1.500 euros, desglosándose en:

Notario: 600 euros

Registro: 200 euros

Tasación: 350 euros

Gestoría: 400 euros

Hay que tener en cuenta que, sobre todo en lo referente a los gastos de gestoría y tasación los importes son más variables, en función de la entidad con la que tenga el préstamo. Para saber el importe exacto que puede reclamar revise las facturas que pagó en su momento

¿Qué pasa con el resto de gastos?

La nueva sentencia del Tribunal Supremo no cuestiona la abusividad de la cláusula de imposición de gastos, sino sus efectos en cuanto al Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados: esto significa que la cláusula de imposición de gastos sigue siendo nula y los consumidores pueden seguir reclamando la devolución del resto de gastos impuestos abusivamente en las hipotecas.

¿Este criterio es definitivo?
Es seguro que los juzgados y tribunales inferiores al Supremo empezarán a aplicar este criterio en sus sentencias sobre abusividad de gastos hipotecarios. Sin embargo, es posible que algún juez eleve una cuestión prejudicial al Tribunal de Justicia de la Unión Europea para que aclare definitivamente quien deber asumir el gasto.

Fuente:www.ocu.org

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solo se usa la dirección de correo electrónico para mandar los mensajes de esta pagina