Seguros de Vida

¿Bajarán la prima de los seguros de vida?

El aumento en la esperanza de vida  nos conduce a una reducción en las primas, de los seguros de vida y decesos, pero hay otras variables a tener en cuenta.

 

La publicación de unas nuevas tablas biométricas que actualizan el aumento de la longevidad en España abre la puerta a una reducción en el precio de los seguros de vida. Han pasado dos décadas desde la última actualización de estos datos y, lo cierto es que la realidad es muy distinta. A pesar de ello, lo cierto que estas nuevas tablas no contemplan el impacto de la pandemia en la mortalidad.

 

¿Qué consecuencia tendrá para el seguro la existencia de estos datos?

Según diversos expertos consultados, desde un punto de vista técnico, la implicación más evidente para los asegurados consistiría en una reducción del precio de la prima por su seguro de vida. Especialmente en los productos que se vincula a los préstamos y las hipotecas. Una rebaja que se situaría entre el 20 y el 30% del precio pagado en la anterior anualidad.

Sin embargo, desde el sector se insiste en que hay que tener en cuenta otras variables y que está por ver cuál es el verdadero impacto de esta actualización en el corto plazo. De entrada, hemos de contemplar que la política comercial de cada compañía también tiene su papel a la hora de fijar los precios más allá del criterio de los actuarios. Son factores que tendrán protagonismo a la hora de fijar el precio final de comercialización de los productos.

Los costes de los seguros de vida tienen tendencia a subir todos los años en función del aumento del IPC y del hecho que el riesgo del asegurado aumenta: es un año más mayor. También tiene su incidencia la existencia de posibles cambios en el estado de salud, el estilo de vida y la actividad profesional del asegurado.

Este año, además de estas variables, hay que tener en cuenta el incremento del impuesto sobre las primas de seguro que pasan del 6% al 8%. En el caso de los seguros de vida, este aumento solo afecta a las coberturas complementarias a la que contempla el fallecimiento.

Teniendo en cuentas todos estos cambios, la previsión de los expertos es que la prima de los seguros de vida baje, aunque es imposible determinar el porcentaje y, además, este será probablemente diferente en función de la aseguradora, del asegurado y de la póliza.

 

Diferencias importantes.  Un estudio revela que los bancos son un 80% más caros

Los titulares de una hipoteca tienen un seguro de vida asociado a su deuda con la entidad bancaria. El importe de la póliza debe cubrir la deuda pendiente en caso de fallecimiento o incapacidad absoluta y permanente. La ley no obliga a que este producto se contrate con la entidad bancaria, pero es habitual que esta lo ofrezca en el momento de formalizar el préstamo. La propuesta del banco suele incorporar mejores condiciones en los intereses de la hipoteca.

Sin embargo, un estudio de las consultoras Inese y Global Actuarial mantiene que, según datos actualizados a 2020, el precio de los seguros de vida que comercializan los bancos es, en igualdad de condiciones, un 80% más caro que el que ofrecen las compañías aseguradoras. Este análisis comparativo, según sus autores, se basa en el estudio en el que se tomaron los datos de los productos de 18 aseguradoras y 7 entidades bancarias.

 

Evitar nuevos desfases. El regulador financiero de seguros crea una comisión de seguimiento

La Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) ha establecido nuevos criterios para evitar que estas tablas pasen tanto tiempo sin ser actualizadas. Para ello se ha creado una Comisión de Seguimiento que deberá ir actualizando este documento de referencia en función de la evolución de la longevidad. Los miembros de este grupo serán los responsables, por ejemplo, de incorporar el impacto del aumento de la mortalidad durante la pandemia. En cualquier caso, el regulador pretende que estas tablas biométricas se actualicen una vez cada diez años como mínimo.

 

Las pólizas de los seguros de decesos también se ven afectadas por esta actualización y cuyas consecuencias deberían suponer un abaratamiento de la prima que paga el asegurado. La mayor esperanza de vida debería reducir el precio de la prima. No obstante, nuevamente, encontramos compañías que ya utilizan desde hace tiempo criterios más ajustados a la realidad y el impacto será menor en estos casos. Además, estás pólizas si que están afectadas por el incremento del 2% en el impuesto a la prima de seguros.

 

Fuente: lavanguardia.com

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solo se usa la dirección de correo electrónico para mandar los mensajes de esta pagina