fbpx  

Seguros de Vida

El pro­blema de las hipotecas se ha agu­di­zado tras la apro­ba­ción de la nueva di­rec­tiva eu­ropea

Unas 900.000 hipotecas en limbo jurídico aún. La directiva europea aprobada ya hace cuatro años contempla siete días de reflexión antes de la firma del crédito hipotecario. Además, no permite que se cobren comisiones por amortizaciones anticipadas y ejerce la obligación de que el banco informe a los clientes de las ofertas hipotecarias disponibles. También, establece una limitación severa de las ventas cruzadas de seguros de vida u otro tipo de productos que habitualmente se vinculan al diferencial del préstamo.

El pro­blema se ha agu­di­zado tras la apro­ba­ción de la nueva di­rec­tiva eu­ropea

El limbo jurídico condiciona muchas de las hipotecas en España

Las hi­po­tecas es­pañolas aún no se ajustan a la le­ga­lidad plena. Al menos mu­chas de ellas se en­cuen­tran en una si­tua­ción con­fusa, des­pués de haber sido cons­ti­tuidas en un ré­gimen legal que no tiene vi­gen­cia, una vez que el 21 de marzo del 2016 con­clu­yera el plazo de tras­po­si­ción de la di­rec­tiva hi­po­te­caria eu­ro­pea. Cerca de un mi­llón de prés­tamos se en­con­traría en esta si­tua­ción y po­dría tener un im­pacto a pos­te­riori ne­ga­tivo para la eco­nomía es­pañola.

Los datos del Instituto Nacional de Estadística son meridianamente claros. Contando desde abril de 2016 hasta mayo de 2018 se constituyeron 886.384 hipotecas. A todas ellas, habría que añadirles las que se firmaron durante el mes de mayo y también las de los últimos días de marzo.

Son cifras que se encuentran entre unas hipotecas que no se encuentran bajo un paraguas legal en estos momentos, puesto que tienen vicio de nulidad al haber sido constituidas sin haberse aplicado el sistema de garantías del consumidor de la directiva europea que fue aprobada por el Parlamento y el Consejo Europeo el 4 de febrero del 2014. Se hallarían en una especie de “limbo” y no estarían perfectamente regladas.

La directiva aprobada hace cuatro años contempla siete días de reflexión antes de la firma del crédito hipotecario. Además, no permite que las entidades financieras cobren comisiones por amortizaciones anticipadas y ejerce la obligación de que el banco informe a los clientes de las ofertas hipotecarias disponibles. También, establece una limitación severa de las ventas cruzadas de seguros de vida u otro tipo de productos que habitualmente se vinculan al diferencial del préstamo.

Según señalaba el socio director de Navas & Cusí, Juan Ignacio Navas, el consumidor español no tiene por qué ser responsable de los retrasos injustificados “de trasposición de las autoridades españolas”. En este sentido, eso no se ha producido en más de 900.000 hipotecas por lo que, en su opinión, el consumidor español no tiene por qué “ser responsable de los retrasos injustificados de trasposición de las autoridades españolas”.

Cabe resaltar que la directiva europea es vigente en la actualidad y que las entidades financieras han de ajustarse a ese marco legal con todos y cada uno de sus clientes. Así ha de ser desde la aprobación de la nueva norma en el año 2014. Por eso, su trasposición no debe afectar a los principios de primacía y efectividad del derecho europeo.

¿Qué sucede si hay retrasos en la trasposición de la directiva? Principalmente la propuesta de Luxembugo es la de sancionar con 105.991,6 euros por cada préstamo hipotecario. Eso elevaría la multa hasta más de 90 millones de euros en el caso de que los créditos no se ajusten a la legalidad vigente.

“El retraso irresponsable de las autoridades españolas tiene impactos muy negativos para la economía española, el sistema financiero y sobre todo para el consumidor bancario, despojado ilegítimamente del sistema europeo de protección”, añadía al respecto Navas.

Prosigue la guerra hipotecaria

Todo esto se produce en el mismo momento en el que la banca sigue inmersa en la guerra hipotecaria. Con unos márgenes que siguen sin dar síntomas de mejora, las entidades bancarias están acompañando la mejora del mercado de la vivienda con una oferta de préstamos hipotecarios que ofrece buenas condiciones a los clientes, en comparación con ejercicios anteriores.

Desde páginas como Idealista se observa que, actualmente, se pueden encontrar cinco hipotecas variables a cinco años cuyo diferencial no excede el 1,2%. Estas son las que ofertan Kutxabank, Abanca, Ibercaja y Bankia. La mayoría de estas entidades aplican un tipo de interés superior en los primeros meses de la hipoteca, pero no realizan comisiones por su apertura o cancelación anticipada.

Fuente:www.capitalmadrid.com

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solo se usa la dirección de correo electrónico para mandar los mensajes de esta pagina