Seguros de Vida

Por qué la cultura previsional mejorará mi jubilación

Compara precios de seguros de vida

Acepto la nota legal y RGPD Solo usamos estos datos para calcular el precio del seguro, nunca te enviaremos SPAM

Todos los campos son obligatorios

Buscando...

Buscando la mejor protección entre todas las compañías de seguros...

La creciente longevidad que están alcanzando países como el nuestro plantea un nuevo y complicado reto: planificar nuestras finanzas de cara a la jubilación ya que además de necesitar más ingresos durante más años, es muy probable que en un tiempo las pensiones públicas no sean como las actuales. A continuación, te contamos las claves para incentivar el ahorro previsional que nos permitirá disfrutar de la calidad de vida que esperamos y deseamos una vez que dejemos de trabajar.

Los expertos llevan tiempo avisando: el sistema público de pensiones no es sostenible.Sin embargo, son pocos los españoles que se preparan para este momento vital en el que dejaremos de percibir un salario. Además, teniendo en cuenta que la longevidad sigue creciendo en nuestro país (vivimos 83 años de media según los datos de la OECD), esto es sinónimo de una realidad: como jubilados, cada vez vamos a necesitar ingresos durante más tiempo.

De hecho, según un informe elaborado por la aseguradora Aegon, España es uno de los países peor preparados en cuanto a la planificación de la jubilación. No en vano, sólo un 27% de los españoles confiesa ahorrar habitualmente para su retiro pese a que más del 67% de los encuestados piensan que las futuras generaciones de jubilados tendrán peores pensiones que las de los actuales.

Qué es la cultura previsional

Este complicado escenario de creciente longevidad sumado al incierto futuro de las pensiones públicas deja patente una preocupante realidad: la falta de cultura previsional en España, entendida como la acción de disponer lo conveniente para atender a contingencias o necesidades previsibles, como son la jubilación u otras pensiones.

Para entender esta falta de conciencia en la importancia de ahorrar previendo gastos futuros es importante explicar que en España “la cobertura del sistema público de pensiones es de las más altas; la tasa promedio de sustitución es del 80%. Esto quiere decir que, si se percibe un salario de 1.000 euros, la pensión que una persona cobrará es de 800 euros”, señala Inmaculada Domínguez, profesora de Economía Financiera de la Universidad de Extremadura y experta en sistemas públicos y privados de pensiones.

Dicho de otra forma, los trabajadores creen que, al disponer de sanidad universal y gratuita, con el 80% de su salario van a poder vivir más o menos bien, aunque en opinión de Domínguez deberían tener en cuenta “que las necesidades a partir de la jubilación son múltiples, no son puntuales ni de una duración breve, unido a que los recursos del sistema son limitados”.

Aunque muchos achacan la falta de ahorro a un asunto meramente cultural relacionado con el estilo de vida español, la profesora de Sociología de la UNED e investigadora de Funcas, Elisa Chuliá, cree que se trata de un tema más universal y humano ya que ahorrar “supone aceptar privaciones. Como los costes inmediatos son altos, se suele diferir la decisión de ahorrar. En esto la economía conductual lleva mucho tiempo trabajando y observa que también se produce en otras sociedades y economías, lo que pasa es que en otros países se están aplicando fórmulas con éxito para evitar esa tendencia de procrastinar el ahorro”.

Otra variable que, según Chuliá, perjudica en la racionalidad del ahorro es la muerte. “Como no sabemos cuándo vamos a morir, nos decimos: para qué voy a estar años privándome de satisfacciones para nada. Por lo tanto, no es que los españoles no seamos previsionales, sino que la configuración de la racionalidad de los individuos no ayuda”, explica.

En lo que sí coinciden ambas expertas es que en España ha existido una preferencia por el ahorro inmobiliario frente a otro tipo de ahorro más específico para el final de nuestra vida laboral. “La inversión inmobiliaria es un aspecto sin duda cultural, con baja movilidad laboral y un boom sin precedentes en otros países que han hecho pensar en la compra de una vivienda como una inversión”, asegura Domínguez.

En este sentido, Chuliá insiste en que esto ha sucedido porque ha habido muchos incentivos fiscales al ladrillo, con un mercado de alquiler no demasiado desarrollado. “Aunque el ahorro en vivienda es real, no es fácilmente liquidable. Aquí es cuando entra en el debate el concepto de la desacumulación. Cuando te jubilas puedes vender tu casa, pero entonces, ¿dónde vives? Además, si todos los jubilados vendieran su casa, el precio de la vivienda caería y se generarían otros problemas”.

 

Cómo incentivar la cultura previsional

La buena noticia es que, aunque no hay fórmulas universales, sí existe una serie de recetas que pueden ayudarnos a planificar nuestro ahorro previsional, una cuestión nada baladí teniendo en cuenta que nuestro capital durante la vejez va a ajustarse mucho. De hecho, los economistas advierten de la urgencia de contar con otro ingreso para complementar las pensiones ya que, siguiendo la tendencia mundial, es previsible que también en España sean menos generosas que las actuales como consecuencia del aumento de la esperanza de vida.

La probabilidad de que esta situación ocurra es bastante alta por lo que los expertos insisten en que llegar al final de tu vida laboral sin un remanente es una especie de suicidio financiero. Te dejamos algunos consejos que pueden ayudar a fomentar la cultura previsional y que, bien aplicados, te permitirán ahorrar para la vejez y no sufrir una pérdida de calidad de vida.

Cobrar conciencia. Las nuevas generaciones deberían ser conscientes de que probablemente la Seguridad Social no va a poder seguir ofreciendo prestaciones al nivel de hasta ahora. Julia Chuliá advierte que “si a los baby boomers nos hubieran informado de que el sistema no va a poder ofrecer pensiones como las de hasta ahora, las cosas serían diferentes. Si las élites políticas y económicas hubieran trasladado ese mensaje de manera responsable, la gente hubiera hecho más esfuerzos de cara al ahorro previsional”. En este sentido, alerta, urge cobrar conciencia “ya que los máximos perjudicados ante esta falta de información son las personas con menos recursos”.

Pensión pública estimada. La incertidumbre no es buena compañera de viaje, tampoco en nuestra vida financiera. Por eso, la profesora de la Universidad de Extremadura cree que un paso básico para paliar la falta de cultura provisional es que “los ciudadanos tengan una información estimada, por supuesto, de cuál va a ser su pensión de jubilación pública”. En su opinión, esto permitirá que haya más confianza en el sistema público, ya que quedaría claro que no van a desaparecer y “ayudaría a realizar una planificación del ahorro de una manera más realista”.

Crear un hábito desde el inicio de la vida laboral. Los expertos insisten en que se debe ahorrar para cualquier objetivo, ya sea para un viaje, para un máster, para nuestra casa y, por supuesto, para la jubilación. La clave es esa, el ahorro previsional, para prever gastos futuros que irán cambiando a lo largo de nuestra vida, aunque el más importante es el de la jubilación. Si lo adquirimos, tenemos mucho ganado. El esfuerzo será menor y el capital acumulado, mayor.

 

Automatizar el ahorro. Todo lo que realicemos “de manera automática, una vez valorada y planificada nuestra capacidad de ahorro, por supuesto, nos resultará más fácil. Será más posible cumplir un objetivo de ahorro si tomo la decisión de que de manera automática se retire un importe de mi cuenta y se destine a algún producto que si todos los meses soy yo la que tengo que realizar la transferencia”, revela Inmaculada Domínguez. Para ello, ambas especialistas recomiendan dar la orden a nuestra entidad para que hagan la gestión de forma automática.

Una cantidad pequeña, mejor. Aunque depende de tu perfil ahorrador, (pincha aquí para descubrirlo), en general se recomienda que no sea una suma muy grande. “No tiene sentido que sea una gran cantidad y que la vayamos a necesitar para alguna otra cosa”, advierte Chuliá. En definitiva, con una pequeña cantidad al mes, al final de año habremos conseguido ahorrar, aunque sea poco.

Planificar. También es importante que tengamos en cuenta que el ahorro no es algo “que nos sobra, sino que debe ser una parte de lo que repartimos cuando valoramos los ingresos que tenemos y a qué destinarlos”, desvela Domínguez. En este sentido, como cualquier aspecto en la vida, lo mejor es fijarse unos objetivos que nos van a permitir llegar a la cantidad que deseamos ahorrar.

Aplicaciones. Con la llegada de las nuevas tecnologías ha nacido un gran número de aplicaciones, algunas gratuitas, “que asocian el consumo con el ahorro”. Dicho de otra forma, Domínguez explica que estos servicios lo que hacen cuando pagamos es destinar parte de la compra a un seguro o a un producto de ahorro. En el mercado hay un sinfín de opciones. Sólo tienes que encontrar la que más te guste siempre que se adapte al nivel de ahorro que deseas. Poco a poco, y con la técnica del redondeo, puedes ir ahorrando diariamente y lo mejor, casi sin darte cuenta.

 

¿Qué producto elegir para el ahorro previsional?

Si la pregunta que surge ahora es qué producto se recomienda para el ahorro previsional, la respuesta no es única, ya que existe un sinfín de soluciones financieras que pueden ayudarte a dar forma a tus proyectos de cara a la edad dorada. En este sentido, Domínguez subraya que la planificación para la jubilación “es un paso más de la planificación financiera y, por lo tanto, se deben contratar productos finalistas, que estén asociados y relacionados con la jubilación”.

Al igual que su colega, Domínguez insiste en que “todo ahorro es bueno” para nuestro futuro, aunque en su opinión lo mejor es “contratar productos de previsión social complementaria para la planificación financiera de la jubilación”. Entre la oferta que hay en este aspecto, hay opciones como los fondos de inversión o los seguros, aunque el producto finalista por excelencia son los planes de pensiones, que además de contar con importantes ventajas fiscales, en 2015 se reguló la opción de las denominadas ventanas de liquidez.

Así, estas ventanas entran en funcionamiento en 2025 y permitirán recuperar el dinero aportado, algo imposible hasta ahora ya que este producto se caracterizaba por su iliquidez. “Es a mi juicio una condición muy ventajosa y aunque la recomendación es que no se disponga de ese dinero hasta la jubilación, tener la posibilidad de rescatarlo es algo a tener muy en cuenta”, insiste Domínguez.

 

¿Cuándo empezar a ahorrar?

Aunque en el ámbito económico se insiste en que ahorrar es un hábito que se debería inculcar desde muy joven, ¿cuál es la mejor edad para empezar a ahorrar de cara a nuestra jubilación?

En este caso, la respuesta es unánime: cuanto antes, mejor. Al igual que hay una enorme diferencia entre invertir hoy o en 10 años, lo mismo sucede en este tipo de ahorro previsional. “Einstein dijo que la capitalización compuesta es la fuerza más poderosa de la naturaleza. Un mismo esfuerzo económico, si se mantiene durante más tiempo, generará un mayor fondo”, afirma Inmaculada Domínguez.

Si tuviera que dar una cifra aproximada, la economista asegura que, aunque cuanto antes se empiece, menos esfuerzo tendrá que realizar para conseguir el objetivo, “con edades a partir de los 45 años es el momento para destinar ahorro para la jubilación de manera finalista”.

Chuliá apunta en la misma dirección y establece la franja idónea en la que va “de los 35 a los 50 años y si es antes mejor que después”. Lo que no tiene sentido, insiste, “es empezar a ahorrar cuando sólo nos quedan diez años para jubilarnos”. En definitiva, aunque nos creamos muy jóvenes para pensar en ello, nunca es pronto para empezar a planificar nuestra salud financiera del futuro. Es una cuestión de prudencia para la que no hay duda: el ahorro, sigue siendo la mejor fórmula.

 

Fuente: elmundo.es

Compara precios de seguros de vida

Acepto la nota legal y RGPD Solo usamos estos datos para calcular el precio del seguro, nunca te enviaremos SPAM

Todos los campos son obligatorios

Buscando...

Buscando la mejor protección entre todas las compañías de seguros...

Déjanos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Solo se usa la dirección de correo electrónico para mandar los mensajes de esta pagina